lunes, 18 de abril de 2011

EL FINAL DE ‘RUMBLE FISH’

Por aquí se llamó La ley de la calle, muy mala ¿traducción? de Rumble fish. No es de extrañar que algunos cines se llenaran de moteros ruidosos y macarras, que montaron algún que otro pollo al verse ante peli tan sesuda.

Pocos finales son tan demoledores como el de esta película. Pocas veces sus actores han estado tan brillantes: desde Matt Dillon hasta Mickey Rourke, pasando por un jovencito Nicolas Cage.

Coppola nos cuenta una historia aparentemente banal: Rusty James carece de madre, su padre es un alcohólico y sólo puede mirarse en su mitificado hermano, El chico de la moto, nunca sabemos su verdadero nombre. Ha sido un líder pandillero y Rusty intenta ser como él. El hermano vuelve, escéptico y derrotado, y quiere que Rusty piense por él mismo y llegue a sus propias conclusiones. Pero hay en el más joven demasiado afán, demasiada ceguera, demasiada voluntad de poder (en el sentido más nietzscheano).

Rusty James, en la escena final que culmina un plano secuencia maravilloso en el que se recrea coralmente la película entera, sube a la moto de su hermano y llega por fin al mar, ese paraíso tan deseado, ese télos que culminaría sus anhelos, ese símbolo que quiere poseer. Ya es su hermano, ya está delante del mar.


El plano que ofrece Coppola es terrible: el mar es una pared inasumible que ocupa toda la pantalla, una barrera. No hay libertad y sí el final de un sueño que se ha ido rompiendo a medida que la película se desarrollaba. Rusty se ha golpeado contra la realidad, sus ilusiones no pueden ni siquiera escalarse: ese mar es un límite.

La película se termina y entendemos la conducta, las palabras y también los silencios del chico de la moto.

http://www.youtube.com/watch?v=NIYT3Z13Clk&feature=related

14 comentarios:

  1. A mí, en cambio, no me parece mala la traducción. Literalmente sería "un chico ruidoso", o más coloquialmente, " rata callejera":imagínate entonces quiénes hubiesen entrado al cine...Además, el traductor tiene licencia para cambiar lo que desee, intentando adaptar el texto a la cultura del país en que lo vierte.
    Recuerdo una mala traducción del título de una pelícua: "La mujer de los 100 pies". Era tan literal que todos buscábamos contar el número de extremidades inferiores de la chica.
    Pd:Sorry, Atticus: deformación profesional. De la peli recuerdo poco, pero me impresionó y gustó mucho.Una metáfora fabulosa.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, me tendré que rendir ante lo que dices, pero no estoy del todo de acuerdo con que el traductor tiene carta blanca. Ha de adaptar el idioma a la cultura, pero con ciertos límites. No sé si "Rumble fish" se puede traducir así, pero "La ley de la calle" tiene un punto macarra que no tiene la película: lleva a engaño.

    El final de la peli te deja plano, sin esperanza. No es nada complaciente: el mar no es libertad. La metáfora es más que fabulosa: es terrible.

    ResponderEliminar
  3. La realidad es a veces un muro contra el que tropiezan nuestros sueños e ilusiones.El que pintemos en él un trampantojo o no, depende de nosotros.

    ResponderEliminar
  4. La realidad es muy perra a veces. A menudo. Y encima sin avisar. Y no vale la cosa esa "filosófica" de la dificultad de aquilatar lo que sea tal concepto. Hay dolores realísimos, situaciones de una espantosa realidad, crímenes de un realismo insoportable. Y luego que nos vengan los pelmas esos de la imposible fundamentación del ser. A correr la vaca.

    Manos mal que, como dices, existen los trampantojos, lo que creo que es una mala traducción (ríñeme una vez más si ello fuere menester) del francés: "trompe d'oeil", error del ojo. ¿Y qué? ¿Qué otra cosa son el amor, la religión, las ideologías, los deseos? Lo que sí depende de nosotros.

    ResponderEliminar
  5. Puff, he leído trampantojo y trompe d´oeil... Ayyy.. ¡Qué me está dando la tentación del rollo arquitectónico! Pero no, contención, contención... Jajaja :-)

    Al hablar de esta película, como en otras de Coppola, me resulta inevitable hablar de su estética, del uso del blanco y negro y el color, de los encuadres que utiliza, los contrastes,... ¡Es increíble! Me gusta muchísimo cómo emplea todos estos elementos... Lo admito,he llegado a emocionarme con algunas imágenes y la gente mirarme y decirme, ¿Qué te ocurre? Y darme absolutamente igual el argumento, la trama, todo... únicamente miraba la imagen... ¡Cuánta belleza! A veces mi cabeza apaga el sonido de unas voces y sube el de otras... ¡No puedo evitarlo!

    Pececitos de colores... Momento 3:36 del video de Atticus... Y...

    http://www.youtube.com/watch?v=tc1Rwwzxl28

    Una cosa más... ¡Mickey Rourke! ¿Por qué te hiciste la cirugía estética? :-(

    ResponderEliminar
  6. La escena que ha puesto Clotho, de lo mejor de la peli. Y me recuerda también que quizás ese podría haber sido el título perfecto: "Un pez luchador"

    ResponderEliminar
  7. Pues yo, Elena, no lo veo igual. La escena me parece de lo más soso y previsible, blandita. Creo que la peli se rodó en color y se "decoloró" (¿se dice así?) con excepción de los peces de colores.

    No acabo de entender el título ni la relación con la peli.

    ResponderEliminar
  8. Pero bueno... ¿Es que a nadie le importa el retoque facial de Mickey Rourke? Ayyyyy...

    A mí me gusta especialmente el momento 3:36... me gustan los pececitos... una que es así de simple... Jajaja...

    Mickey Rourke... ¿POR QUÉEEEEEEEEEE?

    ResponderEliminar
  9. He leído estos días un artículo de Rosa Montero en el que habla de la evolucíón de ciertas caras; habla de la de Mel Gibson, y de cómo el guapo que era se ha transformado en el cretino integrista que ya era. No sé si es el caso de Mickey Rourke, un actor de cierta prestancia, como se ve en esta peli, que luego no ha hecho nada que valiese la pena, salvo arrastrarse y... dar pena. No sé si se ha hecho la cirugía, pero yo siempre lo voy a recordar en esta peli en la que le descubrí.

    ResponderEliminar
  10. La peli, además de los pececillos y el tipo ese guapetón, tiene muchas cosas a tener en cuenta. Clotho amenaza y no da. Yo, además de todo lo dicho ya, resaltaría la magnífica música de Steward Copeland, ex de Police, imprescindible banda sonora. La peli sería otra sin ella, tan acústica, tan violenta.

    También tiene un gran papel el tiempo. El tiempo que ha pasado desigualmente por todos: los dos hermanos cuentan al revés, pero uno llega a la muerte que casi es libertad mientras que el otro huye hacia la libertad y no sabe que lo único que hallará es una bofetada de realidad. Mientras tanto, su padre vive en un tiempo narcotizado en el que pasado y futuro se entrelazan con tanta confusión como desesperación. Los relojes siempre aparecen, señalan, son. Rusty James ignora los límites del mundo; sólo albatros y gaviotas pueden escalar e ir más allá de lo posible. O tal vez no y es sólo que alguien las liberó de la jaula y poco a poco perdieron el color.

    http://www.youtube.com/watch?v=WHGLVYvzK-E

    http://www.youtube.com/watch?v=8j6Tln0lN0c

    PD: La peli se llamo en Italia "Rusty il selvaggio". Buena traducción...

    ResponderEliminar
  11. el momento en que, en medio de ese blanco y negro a lo largo de toda la película, se ven los peces de colores, es uno de mis momentos mágicos en un cine: aún recuerdo que me quedé sin aliento

    no sé lo que significa, creo recordar que se ven así poco antes de que el chico de la moto vaya a liberarlos en el río, y creo recordar que, a partir de su muerte, la película sigue en color hasta el final: todo ello significa, pero no sabría qué

    rumble fish: recuerdo intentar descifrar más que traducir ese título, recuerdo que el adjetivo refería, al mismo tiempo, algo ruidoso y también algo relativo a “sordera” o “ensordecedor”: el chico de la moto no oye bien, en una secuencia prodigiosa, su hermano pequeño y un amigo van detrás de él por la ciudad, el volumen que coppola pone es atronador, pero el chico de la moto no lo oye o, quizás, no quiere oír

    quizás el chico de la moto fuese como esos peces; llegué a venerar ese film, y hasta influyó en alguno de mis vestuarios de entonces: tejanos y camiseta blanca con cazadora negra

    a mí siempre me ha gustado el actor rourke, también ahora

    ResponderEliminar
  12. No hay acuerdo en lo de los peces, pero debo ser yo el raro porque al personal le gusta. Pero te equivocas en tus recuerdos, oh replicante: el resto es en dramático B/N.

    El chico de la moto, es cierto, no oye bien, habla en susurros. No hay que verla en lamentable doblaje, que no respeta tono ni volumen. Gran parte de la interpretación maravillosa de Rourke es su voz. Quizá no quiere oír, sí.

    ¿Y sabéis que el barman es Tom Waits?

    ResponderEliminar
  13. Si el único momento del color es ese, puede tener muchas lecturas. Pero Rourke habla del río como libertad. Tal vez sea eso lo que represente.
    Y Hopper tb está genial.
    A Rourke lo encontré siempre sexy, más que guapo.La voz es algo muy sensual para mí.Ahora, que con el paso del tiempo, me quedo con su hermanito...mmm

    ResponderEliminar
  14. Hooper siempre está bien. Estos papeles de desquiciado/desdichado le van como a nadie.

    Rourke o Dillon... Yo me quedo con... Dios mío, que estamos en viernes santo.

    Y yo sin pecar.

    ResponderEliminar

Puedes escribir tu comentario. Aparecerá tras ser sometido a moderación (si cumple las mínimas condiciones de educación elemental).