viernes, 3 de junio de 2011

MARILYN, CHARLOT, SAN ANTONIO

Hacía calor, aunque apenas despuntaba mayo. No quiero ni pensar lo que será en agosto. A la cama le faltaban unos centímetros, pero aquella habitación fue estupenda porque me permitió visitar a una amiga de ésas que Dios regala al mundo cuando se siente rumboso (lo que no siempre ocurre). Sobre el cabecero, un par de cuadros espejados de Marilyn y Charlot que sustituyen los habituales iconos religiosos. Me perdonarán los fundamentalistas, pero a mí me pone un poco nervioso si encima de la cama cuelga una Purísima Concepción o un Cristo crucificado. Con todos los respetos, como que no es lo más indicado para un dormitorio, estancia reservada para el placer, los placeres.


El cuadro de Chaplin es muy conocido y lo reproduce junto a un muchacho. Es seguramente un fotograma de la peli The kid. Marilyn ofrece un rostro en primer plano, una boca sensualísma, levemente abierta, pero si miras sus ojos, ya es otra la percepción. Porque expresa debilidad, humanidad. Será porque conozco la historia, pero no me parece un símbolo erótico, sino una mujer cualquiera, con sus luces y sus sombras, absolutamente deseable y también necesitada del cariño más elemental, el que buscó seguramente desde su jugador de béisbol hasta el intelectual más reputado. Pienso, Marilyn, que, como yo, como todos, pediste algo muy básico: que te quisieran.

Al lado de la cama hay una mesita de noche sobre la que se amontonan ejemplares atrasados de Semana y de Pronto. Las hojeo, sin leerlas: lo glamuroso tiene un fundamento de arenas movedizas. Marilyn lo supo y por eso perdió el norte; o sea, igual que los demás.

Afortunadamente, una imagen de San Antonio, justo al lado de las revistas, cuida de nosotros y nos ofrece guía y consuelo. Menos mal que hay Guía y Verdad. Y menos mal que algunos tenemos tan mal sentido de la orientación. I`m sorry, es lo que hay.

Hablo de la vida, claro.

Recordaré siempre esa ciudad; y, sobre todo, la risa y el conocimiento de Sylvie.

10 comentarios:

  1. Sí, Marylin Monroe( Norma Jean)fue,seguramente, una mujer muy desgraciada. Muy necesitada de cariño. Elton John le dedicó una canción, que a mi me pone los pelos de punta, por lo buen cantante que es y por lo que dice la letra. Una casi igual le dedicó a su querida Diana.
    Chaplin, para mi, pasa mucho más desapercibido. Y por supuesto, San Antonio, con todos mis respetos a los creyentes, tampoco me interesa mucho. Seguramente el destino me castigará por mis palabras, peor e slo que siento. Pido perdón de nuevo.
    Al igual que Atticus, me siento incómoda en una habitación riodeada de santos y símbolos religiosos. Éstos deben estar en los templos. Vuelvo a pedir disculpas.
    Por otro lado, e scierto que hacía calor, muuucho calor. Pero la compañía era muy buena y mereció la pena hacer la cola de entrada a la mezquita.
    Por supuesto, esa mujer maravillosa, Sylvie nos trató de maravilla e hizo muy amena la estancia con su risa y su sentido del humor. Gracias Sylvie. Sé que nos lees.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Leer que casi todos tenemos ese deseo me tranquiliza: sentirnos queridos, que nos quieran.
    Es una bonita descripción: cómo los recuerdos de una habitación te llevan también a hablar de la vida.
    ¿ Qué ciudad es ?

    ResponderEliminar
  3. Normajuán, como todo el mundo, tendría ratos. No más desgraciada que otros millones de mujeres.

    Lo de Eltonjuán... a mí me carga, me resulta especialmente inaguantable y pomposo. Cuando se pone trascendente, peor. Lo de Diana, como para que se levantase y le diese una colleja.

    Lo siento, pero es lo que pienso.

    Y, por seguir llevando la contraria, yo no me siento nada incómodo en una habitación llena de santos. Otra cosa es que esté llena de santas. Eso sí que no.

    Sylvie, como ves, se te quiere por aquí. Porque, de lo contrario, esa que comenta arriba diría eso de "eres lo peó", sin dudarlo.

    Querer y que nos quieran, nada distingue al ser humano en este sentido: hasta el más misántropo e hirsuto de los seres desea que le quieran.

    Hablamos de la ciudad de Séneca y Averroes, también de Maimónides. Por cierto, que aquí el mujerío me tapó con servilletas de papel la boca cuando inciaba mi perorata sobre el averroísmo latino y la crisis de la Escolástica. Y yo que no entiendo la razón...

    ResponderEliminar
  4. perfecta, la disección que haces de marilyn

    ojos y boca que son como dos mundos: tampoco me parece específicamente erótica, quizás por la lejanía de su icono en el tiempo, quizás porque me llega al corazón como norma jean baker

    tu dirás qué ciudad, pero pareces haber estado en un motel: sylvie, bonito nombre para una historia de amor y desamor (todas lo son)

    pues a mí una purísima en los aledaños del lecho del amor…, qué quieres que te diga, tampoco es que me moleste mucho (eso sí, el colgao ya es otra cosa)

    ResponderEliminar
  5. La ciudad de la que hablas, entonces,es Córdoba.
    Hombre, yo no diría que todos: hay quien no quiere que le quieran, quien no se deja querer.
    Comparto ese sentido de la desorientación vital: me pierdo, doy vueltas, no sé dónde girar, tropiezo, no entiendo nada...

    ResponderEliminar
  6. Me gustaría conocer a Sylvie. Me gusta mucho el texto. Estoy de acuerdo con lo de Marilyn, aunque tristemente el amor sea una gilipollez con todos mis perdones. Una auténtica y gran gilipollez. Una enfermedad donde tu propio cuerpo te ataca y tu mente se vuelve imbécil. Eso es el amor. Una gripe que no eliges, un virus que te mutila, un deseo de muerte constante en ausencia de medicina. La gilipollez de las gilipolleces. Disculpen mi lenguaje. Deseo que me quieran.

    ResponderEliminar
  7. La ciudad, claro, es Córdoba. Nunca en un motel, CrisC: la sombra de Norman Bates es alargada... Yuyu. Lo de la purísima... yo iría a un buen psicoanalista (argentino, of course).

    Todos, Elena, hasta lo que reniegan quieren hacer de eso un estilo de vida. No creo equivocarme. Hasta cuando decimos que no queremos ver a nadie, que no soportamos el mundo, que estamos absolutamente perdidos.

    Lo que me lleva, Juan, a corregirte, aunque cada cual ve en esto una cosa distinta: el amor es una gilipollez, sí, maravillosa, terribe, estúpida, estupefaciente, imbécil, genial, dependiente, emergente...

    Y, por cierto, dos cosas más: bienvenido en todo caso, pero la segunda es que a Sylvie ni acercarte, que te mando a mis colegas de zumosol, albanokosovares ellos, de los de mirada aviesa, etcétera, etcétera. Sylvie es una criatura para dioses: los mortales nos conformamos con bastante menos, por eso hacemos el gilipollas a tiempo completo. Me alegro de que te guste el texto, pero no es más que un agradecimiento a ella por su hospitalidad, torpe y amistoso, pero sincero.

    ResponderEliminar
  8. sé que he cometido muchos errores, sé que no he actuado de manera adecuada, sin emabargo ahora siento temor y es por eso que de todo corazón me arrepiento de mis actos... ayudame a callar a los que hablan de mi persona, ayudame a silenciar su corazon y a tocarlo para que no me hagan daño simplemente ayudame

    ResponderEliminar
  9. Qué extraño mensaje, a unas horas en las que estaba aún por ahí (de hecho, llego ahora). No sé quién eres, no estoy seguro. Muchos errores: quién no. Ayudarte... ¿cómo? Necesito saber más. Si tienes mi teléfono, mi e-mail, úsalos. Estoy cansado. Debo dormir. Buenas noches.

    ¿Estás seguro/a de diigirte a la persona adecuada?

    ResponderEliminar
  10. Hola yo se mucho de san antonio , es un santo qe te trae lo imposible.. Con firmeza aii muchos logros de el .. Unas de las cosas qe le gustan a el son los liriun i la velas verdaderas son cebo color marron .,., En otra ocacion les cuento un poko mas ... Jorchuu

    ResponderEliminar

Puedes escribir tu comentario. Agradezco la inteligencia, la educación y el sentido del humor.